Tuesday, March 31, 2009

PAS Fieldtrip to Islas Frailes. NOT a new species for Panama


The Panama Audubon fieldtrip to Islas Frailes of Saturday, March 14 2009 was slow, as usual, but productive, also as usual. We spent about 6 hours on two boats, most of the time about 15 miles offshore. Most notable were the absent species: not a single Brown Noddy was around, and we usually see many hundreds of these. Also, both Frailes and Monjas were almost completely devoid of birds, a first in the 8–10 times I’ve been there. No Sooty or Bridled Terns were seen in either island; a couple boobies was all there was. We also didn’t see any Storm-Petrels, but we’re blaming this on bad chumming on our part.
The bird of the day was a mystery bicolored shearwater, larger than Galapagos Shearwater, of which we saw a pair rather close to the boats and then a more distant single bird. Originally called out as Wedge-tailed Shearwaters, a species neither myself nor Jan Axel Cubilla on the other boat has had experience with, but which at least seem to be in season in Costa Rica. Back to land we got more ambitious and called them Pink-footed Shearwaters (which we have both had experience with, but has never been formally reported from Panama waters), but after sleeping on it and more careful consideration of our notes we are reverting to our first call and calling them pale or intermediate-phase Wedge-tailed Shearwaters. The sheawaters seen were slaty above with paler scalloping and noticeable dark, uniform primaries. The underparts were paler but also scalloped on the throat and undertail, but with a white belly. Underwings had the expected pale patches with dark leading and trailing edges. The shape of the tail was not noted, nor was the bill color, although I assume that if it had been bright pink (as in a Pink-footed) I would have noticed it when the first pair was closest to my boat. Attached below is Jan Axel’s assessment of the sighting.

The other exciting new bird was Pomarine Jaeger (photos above by Lynda Ward), again a pair seen first and then a single later on. The original pair flew in, we hope, in response to our meager chumming efforts, and circled our boats for a minute or two. Both were pale adults in nonbreeding plumage, incomplete dark collars and yellowish necks and all: one had both central rectrices missing, but the other had a pair of beautiful textbook pomarine plumes, spoon-shaped and twisted 90°. The rest of the birds were more common fare. The only Bridled Terns seen were near Los Frailes, but all the other terns we had (mostly singles further offshore) were Black Terns in winter plumage.

2–3 Wedge-tailed Shearwater
2 Galapagos Shearwater
12 Magnificent Frigatebird
1 Neotropical Cormorant
5 Brown Booby
15 Blue-footed Booby
2–3 Pomarine Jaeger
2 Bridled Tern
20 Black Tern
2 Laughing Gull
1 Royal Tern
10 Gray-breasted Martin

(Foto y reporte por Jan Axel Cubilla)
Fecha: sábado 14 de marzo, 2009
Se trató de un pardela de tamaño mediano a grande (evidentemente más grande que las Pardelas de Galápagos, Puffinus subalaris, vistas con anterioridad, y probablemente apenas más grande que las Gaviotas Reidoras vistas poco después) observada en repetidas ocasiones durante el viaje de regreso hacia las islas Frailes en las primeras horas de la tarde con adecuada iluminación y en condiciones relativamente calmas del mar. De vuelo rápido, pero elegante, con aletazos fluidos seguidos de largos episodios de planeo siempre a poca distancia sobre el agua (lo cual hacía que se perdiera entre las olas a medida que se alejaba del bote), en dos o tres ocasiones pasando lo suficientemente cerca del bote (aproximadamente 5 a 10 m) para observar rápidamente algunas de sus características. En ningún momento se observó alimentándose. De cuerpo esbelto, con alas relativamente larga y cola también relativamente larga a manera de cono con la punta amputada. Las principales señas del plumaje notadas fueron sus partes dorsales pardas, con plumas de vuelo apenas más oscuras, pero con una evidente línea delgada blanca formada por las puntas pálidas de las plumas de las coberteras alares. Por debajo, el ala era blanca con bordes oscuros, y evidentemente separado de las partes ventrales blancas por axilares oscuras, con una raya oscura en medio que dividia en dos el área blanca debajo del ala. La cabeza, cara, cuello y área frente a los hombros era oscura, sin mayor contraste con las partes dorsales y sin demarcación precisa con las ventrales. Pecho y partes ventrales blancas, garganta sin mayor contraste con la cara. La cola era oscura por debajo, me llamó la atención que era algo larga, pero no terminaba en punta, sino abruptamente en forma recta. No llegué a verla desplegada en ningún momento. Las patas no fueron notadas. No me llamó la atención en ningún momento el pico (incluso cuando más se acerco al bote), por lo cual sospecho no era particularmente llamativo. Toda la observación duró aproximadamente 2 ó 3 minutos entre las idas y venidas del ave. Ésta se encontraba sóla, sin otras aves cercanas para hacer comparaciones directas. Realice mis observaciones con binoculares Leica Trinovid 10x45. No se tomaron fotos (no lo intenté).
Con las características arriba descritas, se pueden eliminar todas aquellas pardelas esencialmente oscuras de tamaño similar, y por su tamaño, se pueden eliminar otras más esperadas (Galápagos, Townsend, Ventrinegra). La descripción coincide esencialmente para la Pardela Colicuña en fase clara (Puffinus pacificus) y la Pardela Patirrosada (Puffinus creatopus), está última nunca antes registrada en aguas panameñas; sin embargo, esperada por su distribución global. La Pardela Patirrosada cría exclusivamente fuera de la costa de Chile, en donde permanece durante su época de cría entre octubre y mayo, y migra hacia el hemisferio norte (por lo cual no se esperaría particularmente en aguas panameñas en marzo). He tenido la oportunidad de ver grandes números de esta pardela en dos viajes pelágicos que realice desde Lima, Perú. La principal diferencia fue su vuelo, ya que recuerdo que las Patirrosadas tienen un vuelo más enérgico y "desesperado" y también una morfología más pesada que la pardela que observé en Azuero. A pesar que por lo general no noté su pico rosado, éste era evidentemente pálido (por lo menos contrastante) cunado se acercaban lo suficiente al barco (tanto como se acercó la pardela en Azuero). Por otro lado, la Pardela Colicuña (una especie con la cual no he tenido experiencia) es la más esperada para aguas panameñas para esta época del año (como lo indican algunos reportes recientes de aguas del Pacífico de Costa Rica) y ya ha sido registrada en Panamá con anterioridad. Su vuelo se describe como más elegante y buoyante que el de la Patirrosada, y por lo general, presenta picos oscuros poco llamativos. Cuando se observa la cola desplegada no quedan dudas, pero cuando no, se observa en general un perfil más esbelto acentuado por la cola largirucha, como el ave que observé.
En fin, pienso que se trató de una Pardela Colicuña en fase clara... definitivamente me habría gustado que fuera una Patirrosada, pero algunas cosas no coinciden... especialmente que no me recordó para nada las que vi en el Perú (más que nada por su contextura y su vuelo). Seguro cuando nos consigamos un barco más grande y vayamos más mar afuera con mucho chum veremos ésa y otras.

No comments:

There was an error in this gadget